¿En qué consiste minar bitcoin?

¿En qué consiste minar bitcoin?

¿Qué es la minería?

La minería es el proceso de añadir registros de transacciones al libro de contabilidad público de Bitcoin de transacciones pasadas (y un «equipo de minería» es una metáfora coloquial para un único sistema informático que realiza los cálculos necesarios para la «minería». 

Este registro de transacciones pasadas se llama cadena de bloques. La cadena de bloques sirve para confirmar al resto de la red que las transacciones han tenido lugar. Los nodos de Bitcoin utilizan la cadena de bloques para distinguir las transacciones legítimas de Bitcoin de los intentos de volver a gastar monedas que ya se han gastado en otro lugar. 

La minería está diseñada intencionadamente para consumir muchos recursos y para que el número de bloques encontrados cada día por los mineros se mantenga constante. Los bloques individuales deben contener una prueba de trabajo para ser considerados válidos. Esta prueba de trabajo es verificada por otros nodos de Bitcoin cada vez que reciben un bloque. Bitcoin utiliza la función de prueba de trabajo hashcash. 

El propósito principal de la minería 

Es permitir a los nodos de Bitcoin alcanzar un consenso seguro y resistente a la manipulación. La minería es también el mecanismo utilizado para introducir bitcoins en el sistema. A los mineros se les paga por las transacciones, así como una subvención de monedas recién creadas, llamadas recompensas de bloque. Esto sirve tanto para difundir nuevas monedas de forma descentralizada como para motivar a la gente a proporcionar seguridad al sistema. 

La minería de Bitcoin se llama así porque se asemeja a la minería de otras mercancías: requiere un esfuerzo y pone lentamente nuevas unidades a disposición de cualquiera que desee participar. Una diferencia importante es que la oferta no depende de la cantidad de minería. 

En general, cambiar la potencia total de los mineros no cambia la cantidad de bitcoins que se crean a largo plazo. Minar un bloque es difícil porque el hash SHA-256 de la cabecera de un bloque debe ser inferior o igual al objetivo para que el bloque sea aceptado por la red. Este problema puede simplificarse para explicarlo: 

El hash de un bloque debe comenzar con un determinado número de ceros. La probabilidad de calcular un hash que empiece con muchos ceros es muy baja, por lo que hay que hacer muchos intentos. Para generar un nuevo hash en cada ronda, se incrementa un nonce. Para más información, véase Prueba de trabajo. La dificultad es la medida de lo difícil que es encontrar un nuevo bloque en comparación con lo más fácil que puede ser. La tasa se recalcula cada 2.016 bloques a un valor tal que los 2.016 bloques anteriores se habrían generado exactamente en una quincena (dos semanas) si todo el mundo hubiera minado a esta dificultad. Se espera que esto produzca, de media, un bloque cada diez minutos. 

A medida que más y más personas empezaron a minar, la dificultad de encontrar nuevos bloques aumentó enormemente hasta el punto de que el único método rentable de minar hoy en día es el uso de hardware especializado.