Qué es una impresora 3D y en que sectores tiene peso

Qué es una impresora 3D y en que sectores tiene peso

Aunque hoy en día no hay casi nadie que no esté familiarizado con el concepto general de la impresión 3D, sigue siendo un área de la tecnología muy desconocida para la mayoría de la gente. En este artículo, aprenderás a definirlo correctamente, a evaluar sus beneficios y a saber qué empresas se benefician más de él.

La impresión 3D, también conocida como fabricación aditiva, consiste en crear objetos mediante una secuencia de capas que se colocan unas sobre otras hasta crear la pieza deseada. Aunque los materiales más comunes utilizados en este tipo de fabricación son las aleaciones de plástico, pueden hacerse de cualquier cosa, desde materiales biocompatibles hasta hormigón.

¿Qué es la impresión 3D?

Una impresora 3D es una máquina que se puede usar para imprimir objetos tridimensionales en una variedad de materiales. La impresión se realiza mediante la adición de capas de material a una superficie, una capa a la vez. Los objetos se pueden diseñar usando un software de modelado 3D, o se pueden escanear usando un escáner 3D. 

Ventajas de la impresión 3D

Sea cual sea el proyecto o servicio de impresión 3D, las ventajas de esta tecnología son muy superiores a los métodos tradicionales.

Reducción de los plazos de entrega
Gracias a este fantástico avance, los diseñadores pueden desarrollar sus ideas utilizando programas de CAD. A continuación, envían estas ideas para que se creen prototipos mediante el proceso de impresión en 3D. De este modo, se prueban las diferentes funcionalidades y se evalúa el diseño al mismo tiempo. Una técnica que podía llevar semanas con los métodos tradicionales se concentra ahora en unos pocos días.
 
Ahorro de costes
Las herramientas y máquinas utilizadas en las fábricas suelen ser piezas únicas para tareas específicas. Puedes imaginarte que cuando se produce un problema y hay que sustituirlos, es una gran inversión de tiempo y dinero. 
 
En este sentido, la impresión de nuevas piezas de recambio con impresoras 3D acorta considerablemente los ciclos de fabricación y reparación. Además, los plásticos utilizados son mucho más ligeros, baratos y resistentes, y con la nueva generación de impresoras 3D se consigue una precisión milimétrica.
 
Reducción de residuos
Las fases de fabricación por sustracción producen una enorme cantidad de residuos que hay que recoger y reciclar. En cambio, la impresión 3D, que es un proceso de fabricación aditiva, consume prácticamente sólo el material necesario para fabricar la pieza, lo que reduce los residuos y simplifica el procesamiento y la eliminación.
 
Personalización de piezas
La posibilidad de personalizar las piezas sin necesidad de un molde es uno de los mayores puntos fuertes de la impresión 3D. Por ejemplo, esta tecnología es vital para cualquier persona que necesite una prótesis ortopédica, ya que permite adaptar el diseño y la fabricación de cada pieza al caso concreto de la persona que la necesita.
 
Reducción de peso
La impresión 3D, gracias a sus materiales, es la solución ideal para las empresas que necesitan piezas muy resistentes y ligeras, como la industria aeroespacial. Para la estructura de un avión, cada gramo cuenta y es mucho más caro producir este tipo de herramientas con los métodos de fabricación tradicionales.

 

En qué sectores se utilizan impresoras 3D 

La impresión 3D puede mejorar el rendimiento de las empresas y los profesionales de muchos sectores. Los más beneficiados son los siguientes:

Ingeniería

Independientemente del campo, las impresoras 3D son elementos esenciales para los ingenieros. Pueden utilizarse para producir modelos y prototipos de diversos productos y para crear prototipos que puedan utilizarse para probar determinados diseños.

Arquitectura

El elemento diferenciador clave en la arquitectura es la capacidad de crear rápidamente modelos para mostrarlos a los clientes.

Al contrario de lo que piensan muchos en el mundo de la impresión 3D profesional, no es necesario gastar una gran parte del presupuesto en máquinas grandes y caras. Lo ideal sería comprar un modelo barato y hacer los ajustes finales manualmente en los modelos impresos.

Medicina

El sector médico es, sin duda, uno de los sectores con mayor potencial, pero aún está en pañales.

Como ya se ha dicho, la posibilidad de fabricar prótesis personalizadas en poco tiempo es una excelente noticia para dentistas, médicos, veterinarios y todos los profesionales de la salud en general. Las escayolas conocidas hasta ahora están dando paso a nuevos materiales biocompatibles con el organismo humano y animal.

Moda y arte

Las impresoras 3D se han convertido en el mejor aliado de todo tipo de artistas. Pueden utilizarse para crear zapatos, esculturas, prendas de vestir, joyas…. Una infinidad de obras de arte que se pueden personalizar según las necesidades del cliente.

Exploración espacial

Empresas tan importantes como la NASA están enviando al espacio máquinas de impresión 3D para sustituir al instante piezas importantes. Esto es un claro indicador de la oportunidad de esta innovación.